No ser Elegido

 

No ser Elegido
No es equivalente a No ser amado.

A pesar de que muchas veces nos empeñamos en organizar estas dos ideas juntas, ciertamente no están ligadas.

Ser amado es algo que atraviesa cualquier barrera humana.
Es un espacio vibracional que se siente y se es.

¿Puedo haber vivido la experiencia de no ser amado?
Pues es difícil para mí ponerle un lugar en mi vida.Pero si he atravesado muchas veces la experiencia de no ser elegida.

 

El asunto es que en la infancia mi mente infantil interpretó ese espacio donde el otro no elegía mi compañía (vaya a saber porque razones)  como una falta de amor y lo unió con un link fuerte.

Llevo muchísimo tiempo sabiendo que cuando me siento no elegida se activa mi mente infantil y las emociones de ese espacio sembrado allí a los 5, 7 años y confirmado en toda mi vida.
Duele, porque las experiencias de entonces dolían y porque nadie me explicó que simplemente estaba comprendiendo las cosas desde un espacio reactivo.

Un mayor entendimiento me hubiera dicho que las personas podemos elegirnos.
Podemos elegir pasar tiempo juntos.
Acompañarnos.
O no.

Y que el no elijamos al otro NO le hace menos bello o poderoso o luminoso.
Nuestra elección no tiene que ver con lo que el otro Es sino con un gusto o preferencia de este momento.

De la misma manera que otro no me elija no significa que rechace el Ser que soy, sino que simplemente elige vivirse dentro de otros espacios.
Me elige para algunas cosas.
Para otras no.

Solo duele cuando es mirado

desde la mente infantil que organiza

«No elección=No amor».

Desde el adulto con «mente grande» sólo observamos que todos podemos elegir, compartirnos en cada momento con algunas personas y que para otras experiencias preferimos otras.
Nada más.
Punto.

Ahora podemos ir desde el espacio vacío que organizamos mentalmente donde nos sentimos no elegidos hacia abrir otras posibilidades a las situaciones que enfrentamos.

Mirar desde la abundancia y no desde la carencia.
Y dejarnos amar.

Y elegir.
Y dejarnos elegir.
Y aceptar que a veces somos elegidos.
Y a veces no.
Y eso no nos hace más pequeños o menos importantes o insuficientes.

 

Si todavía andas sufriendo a través de ese espacio que te dice que no eres suficiente, que no te eligen o que te rechazan
Escríbeme y charlemos
Sin lugar a dudas
Puedo acompañarte a salir de la trampa de la eterna reactividad.

 

Andrea Díaz Alderete
19 febrero 2020

 6,853 total views,  1 views today

 

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com.

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por Amor y Respeto a la Energía invertida en organizar mis reflexiones, si compartes estas palabras menciones su fuente.

Gracias.

 

Si te sientes inspirado COMPARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email