Huída Hacia Adelante

 

 

Un espacio interno que por demasiado doloroso no tiene cabida en nuestra Consciencia.

Experiencias de  dolor profundo y desamparo muy pronto en la infancia o en la adolescencia.

Una sensación de no poder ponerse en contacto con tantísima vulnerabilidad.

 

Y una energía esencial que invita a NO RENDIRSE, a AVANZAR.

Una huída hacia adelante se va gestando a lo largo de la vida de un Ser con mucha Energía para sobreponerse y avanzar.

Una vitalidad que se pone al servicio de tapar o de olvidar aquello que le genera malestar, incomodidad, aquello tan profundamente doloroso que se va quedando olvidado y por ello cegado a la consciencia.

 

Un día muchos años después, cuando ya este mecanismo está tan afinado que apenas se percibe, de pronto aparece.

Y es que no se ve porque claro, huir hacia adelante, no rendirse, seguir luchando está muy bien visto por esta sociedad neurótica en la que nos criamos y vivimos.

Esta bien visto seguir luchando aunque se te caiga el pelo, aunque tu corazón no pueda más, aunque el dolor te carcoma.

Eres considerado un luchador, o una madre coraje, o como se llame.

Porque mientras te desangras para seguir huyendo y ocultando tus múltiples vidas dejadas atrás, sientes que HACES LO CORRECTO.

 

Pero un día la vida te detiene.

Porque has ido a la consulta de un terapeuta porque ya no duermes, o porque el pánico se apodera de tí por las noches, o porque tu cuerpo ha enfermado y sigue luchando sin descanso sin enemigos posibles más que tú misma/o.

 

Y ahí, en medio de la consulta aparece la Huída.

Tantas huídas, tantas vidas dejadas atrás.

Tanto dolor tapado.

Tan niña/o que eras.

Tan adolescente llena de vida que necesitaba ser amada/o.

Tanta soledad.

Tantísimo espacio que no has ocupado porque simplemente no sabías cómo.

 

Y también aparece tu Coraje, tu fuerza para sacarte de ese pozo oscuro donde te habías metido.
Y tu capacidad para seguir, dejando tapado un trozo de tí misma/o.

 

Al detenerte,

porque la vida te ha puesto un hijo en brazos y las noches de teta tienen eso, que todo se detiene.

O porque tu Hemoglobina se ha caído al límite inferior y tienes que guardar reposo.

O porque tu cuerpo lucha contra ti mismo y tus células sufren la fuerza de tu propia agresividad.

 

Al detenerte al fin y mirar.

Mirar la hondura del dolor, de la tristeza.

Al detenerte y sentir de nuevo todo ese cúmulo de emociones y todos los pensamientos que han interpretado tu vida.

 

Puedes elegir preguntarte:

Este avance

¿es una huída?

¿es para tapar una emoción?

¿es para no tomar contacto con la realidad?

¿O es porque ir en esta dirección emerge de mi propia sabiduría?

 

Detenernos.

Mirarnos.

Hibernar como el Oso que nos trae la sabiduría del silencio para aprender a recibir.

Y volver a tejer la Red que nos sostiene.

Que sostiene el hecho irrefutable de que Estamos completos, somos perfectos así como somos y estamos al servicio de nuestro propio bienestar.

 

Sabiduría para elegir:
Elegir que palabras usar para nuestra charla con nosotras/os mismas/os.
Elegir que palabras evitar para hacernos daño.
Elegir el aire que respiramos.
Elegir los alimentos que incorporamos.
Elegir la energía dejamos que nos penetre.
Elegir qué experiencias diarias queremos vivir.
Qué emociones queremos alimentar.

 

Elegir, paso a paso.
Día a Día.
Nuestro renacer.

 

 

Andrea Diaz Alderete
Consciencia Madre
2 de Mayo 2020

Gracias a las personas que se acercan a la consulta para mostrarme trozos de sus vidas que solo son reflejo de mis propios pedacitos.

 

La maravillosa obra que endulza estas palabras es una obra de @unamamaenlaluna

(imagen protegida por Derechos de Autor)

 

Vídeos relacionados:

Mecanismos para Desconectarnos del Sentir (del Bienestar) Parte 1 (VIDEO)

Los Distractores que Nos Separan de Nosotros Mismos y de Nuestros Hijos (video)

 2,245 total views,  7 views today

 

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com.

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por Amor y Respeto a la Energía invertida en organizar mis reflexiones, si compartes estas palabras menciones su fuente.

Gracias.

 

Si te sientes inspirado COMPARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email