Vivir sin Disfrutar y sin Sentir

Históricamente las familias tapan el FUEGO y el AGUA de los niños. 

Nosotros mismos hemos sido invitados a tapar nuestros espacios de vitalidad, fuerza, poder, decisión propia y deseo.

También a no llorar, no mostrar lo que sentimos, ocultar y guardar.

 

En cambio hemos sido empujados a ser AIRE: estudiar y pensar.

Hemos sido empujados a ser TIERRA: lograr, hacer, avanzar, a ser escaleras ascendiendo.

 

Y peor aún a ser TIERRA SECA: sin sentir, sin emocionarnos, sin registrar el agotamiento del cuerpo.

En algunos casos es tanta la presión que nos transformamos en verdaderos Territorios desérticos. 

Somos Tierras logrando, trabajando, poniendo el cuerpo y energía y mente en CONSEGUIR aquello que sentimos que DEBEMOS o TENEMOS, que prácticamente somos máquinas de no parar.

 

Ay cuánto dolor se esconde detrás esa poderosa barrera de dureza, de esa corteza oscura que nos impide SENTIR el dolor de los Niños Solos que hemos sido, de los niños que han puesto su energía en AutoSostenerse sin emoción.

 

Ay cuánto dolor se esconde en no poder utilizar toda esa fuerza en lo que verdaderamente deseamos, porque deseamos ¿o no deseamos?.

El disfrute viene de poder hacer eso que a nuestro corazón lo hace palpitar con la fuerza de un tambor.

Viene de las cosquillas en el estómago cuando hemos Conseguido Hacer aquello que desde adentro, del centro mismo de Nuestro Poder Creador, sentimos como Verdadero. 

 

Es urgente hacernos cargo de nuestro propio fuego para permitir que la energía vital circule libremente, para que el disfrute comience a ser parte de nuestra vida.
Es urgente hacernos cargo de nuestro mundo emocional, para que el agua fluya por todos los rincones de nuestro ser y humedezca nuestra tierra seca de tanto cargar.

 

Y con esa maravillosa energía de la TIERRA

que tanto conocemos y que hemos usado a favor del otro,

(siempre seca, siempre en carga)

 poder sostener adentro la gestación de nuestros DESEOS

y regarlos con el AGUA BENDITA  de Nuestro Mundo Emocional.

 

 

Aquí te acompaño

 

Andrea Díaz Alderete

Consciencia Madre

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por respeto al amor y energía invertidos en este deseo materializado, si decides compartirlo, menciones su fuente. Gracias

Compartir