Madres Sexuales

 

La  sexualidad de una madre es su aliada.
Es la garra que nace de sus entrañas y que la llama sin miedo a la ruptura.

El fuego sexual no solo sirve para el disfrute de nuestro cuerpo.
Sino par que este cuerpo este disponible ansioso y amoroso a las necesidades de un hijo salvaje, humano.

Madres castradas, civilización domesticada.

El origen de todas las violencias pasa por un cuerpo que no reconoce el cuerpo del hijo.
Que no puede abrazarle.
Contenerle.
Que no puede sentir su útero palpitante
Que no puede sentir el placer en las tetas cuando lacta.
El placer de la maternidad.

Hijas de la violencia y la castración hay un hilo dentro nuestro que nos invita a abrir.
A abrir sin miedo.
No a lactar sin presencia.
No a sacrificar.
Sino a romper ahí con el bebé en brazos, a desnudar este cuerpo y en esas fiebres de hijo pequeño entregar este cuerpo para que este hijo se sienta parte.
Para por fin sentirnos parte nosotras.

Para que este hijo se sienta abrazado y sostenido en un algo mucho más inmenso.
Sienta sus raíces.
Para que ambos las sintamos.

Que podamos ser más cuerpo, presente cada día, sexo y apertura.
Para que nuestros hijos no necesiten vivir desconectados, exclavos, sumisos o dominadores.
Para que nosotras tampoco.

Para que conozcan que el placer es el derecho del cuerpo libre.
Que se disfruta y se ama.
Y que el cuerpo está disponible primero para el propio placer y luego para compartirse.

Para que nosotras también aprendamos
que rígidas y sin palpito salvaje no vivimos,
Sobrevivimos.

Somos madres sexuales.
Y la vida nos invita a disfrutarlo.

Y si hasta ahora no hemos podido soltar la dureza que nos separa del propio cuerpo.
Y nuestros hijos apenas conocen el calor de nuestro regazo…

Que el rezo sea romper la coraza
Y encontrarnos con nuestro ardor interno.
Con la pasión que llevamos dentro y que nos enamora primero de nosotras mismas.
Que el rezo sea disfrutarnos en cada momento en que la mente mande a endurecer.
Que el rezo sea baile y canto, poemas y risas.

Que se encienda la chispa y que se encienda hacia adentro, no para el otro.
¡Sólo para nosotras!!

Porque sintiéndonos
Nuestro cuerpo estará más disponible para el placer gozoso de llevar a un hijo en el cuerpo aunque tenga 12 o 30 años.
O para el placer profundo compartido con otro adulto conectado.

 

 

El camino hacia tu propio gozo
Te está esperando
Con amor y certeza
Te acompaño

 

Andrea Díaz Alderete
Consciencia Madre
Escrito 6 de mayo 2018; revisado y publicado 6 de mayo 2020

Puedes leer más sobre Madres y Sexualidad Aqui: Sexo y Maternidad

 1,517 total views,  42 views today

 

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com.

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por Amor y Respeto a la Energía invertida en organizar mis reflexiones, si compartes estas palabras menciones su fuente.

Gracias.

 

Si te sientes inspirado COMPARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email