Madres Amuralladas: la Desconexión disfrazada de Paciencia

 
Las personas con energía de Tierra suelen ser perseverantes, muy constantes y con profundas capacidades para lograr sus objetivos; suelen además tener mucha paciencia.
 
En mi opinión, en la maternidad la Tierra como el agua son un regalo.  
Porque la Tierra Adentro, el territorio Yin profundo es un lugar de Sostén y de Confianza.
 
En cada meditación me visualizo sostenida desde mis raíces por la Madre Tierra que me ayuda a mantenerme relajada, descansando en la confianza de que todo lo que pertenece a mi camino será parte de él y que lo que viene siempre es para mi mayor bien y el de mi familia.
 
Así es la energía de la Tierra.
Es la del sostén profundo, la de la confianza, la seguridad, la Fuerza Interior que se instala adentro, bien adentro y nos hace árboles fuertes, con enormes raíces donde podemos sostenernos en los lugares de mayor desesperación y angustia porque siempre siempre estamos protegidos y amparados.
La energía de la Tierra ampara, es la Madre.
 
Eso es el sueño de cada mujer que materna.
Esa bendita presencia de la que tanto leemos y que tanto anhelamos.
Estar presente sin acción.
Acompañar y ser Fuente para estos niños que necesitan ancla en este mundo.
 
Una madre Fuego sabe y a veces reconoce que sus palabras y sus acciones pueden ser «demasiado» para los niños que acompaña; muchas veces además siente culpable.
 
Una madre Agua a veces toma consciencia de que víctima solo es el centro de Su universo y que mientras lame sus heridas está fuera de su realidad, de su aquí y ahora que es donde habita su hijo.
 
Una madre Aire sabe que volando en los refugios intelectuales o virtuales no es capaz de contactar con la realidad con la que su hijo se enfrenta cada dia.
 
Pero las Madres (y las personas) Tierra a veces no reconocen sus formas de Desconexión porque ponen por delante una muralla que se disfraza de Paciencia.
A veces pueden pasarse días enteros haciendo y cargando y por tanto muy ocupadas
Y a veces pueden hablar muy suave, especialmente si han aprendido a modularse-restringirse en algún curso o formación.
Esto le resulta sencillo porque es justamente lo que su personaje puede hacer muy bien, puesto que está acostumbrado a la restricción: es fuerte, resiste, traga y aguanta y aprende muy rápido a hablar con aparente calma sin conectar con nada de lo que lleva adentro.
 
Este es un lugar demoledor para cualquiera que se tope con esta energía pero sobre todo para los niños.
 
Y es que no es posible romper a una Madre Tierra (en personaje).
No es posible romper lo que parece su infinita paciencia, sus palabras para acompañar (si encima ha aprendido a validar), su perseverancia en querer acompañarte desde afuera sin tocar ningún lugar emocional.
Es duro que siendo hija/o fuego que necesita que los gritos sean oídos, la muralla de tierra se ponga adelante y nada sea suficiente para atravesar a esa madre que tenemos delante.
Es duro que sea imperturbable, que parezca que nada la toca, que nada puede con ella.
 
Es la violencia disfrazada de paciencia.
Es pasiva, es aplastante, es insoportable.
Y es fuerte, muy fuerte.
Y es que para los niños y los adultos que estamos cercanos a las personas con murallas de este tipo es muy frustrante su incapacidad de reacción, el silencio absoluto y esa inmovilidad ante la descarga sobre ellas sin que aparentemente nada pase. 
Eso que parece paciencia y en realidad es desconexión.
 
A mi esta energía me conmueve hasta el infinito, es una de las que más amo al acompañar, en parte porque también tengo una muralla y porque mucho de mi propio crecimiento ha sido aprender a atravesarla.
Me conmueve infinito la tristeza que se queda guardado en esa mujer/hombre que no puede romper.
Su profunda desconexión con sus lugares emocionales.
Es una madre/padre que todos admiran por su supuesta paciencia, por su capacidad de entrega en los lugares más tremendos; por no gritar (hasta que finalmente grita), por hablar tan calmo, pausado e impenetrable.
 
Sin embargo adentro algo no rompe. Es tan dura la coraza que adentro apenas siente al niño y suele acomodar las situaciones más emocionales con aparente calma y con un discurso elocuente (y desconectado) si además tiene el don de la palabra.  con su aparente calma y su intelectualidad si además tiene el don de la palabra.
 
 
Es duro este lugar para todos.
Para las madres hacedoras, estas que cargan, estas que son grandes constructoras, que son capaces de sostener grandes emprendimientos, incluyendo a la familia.
Es todo un camino bajarse al lugar de la Tierra Yin, de la Tierra del sostén interno, la Tierra que escucha, que siente, que sostiene y que es capaz de ser resguardo primoroso a la emocionalidad del niño.
La tierra es Yin.
Siente, abraza, contiene, sostiene, es un refugio de seguridad.
Pero también puede ser un lugar duro si las emociones se han quedado atrapadas detrás de la muralla.
Un lugar seco que carga, que simplemente recibe una a una las descargas emocionales del hijo con aparente calma sin que se toque adentro ningún lugar vulnerable.
 
Si estamos hablando de tí, quiero que sepas que llevas dentro la enorme capacidad de SOSTENER EN AMOR, de abrazar profundamente eso que eres, incluyendo a la Niña que aún llevas dentro, y permitir que todas las emociones vayan de a poco inundando tus espacios.
Para ser territorio de siembra.
Para que en cada caricia, en cada abrazo se siembre adentro tuyo la enorme capacidad de maternar/te y sostener/te más allá de todo lo que has conocido.
Es un camino, te invito a recorrerlo
Y te acompaño
 
Andrea Diaz Alderete
Consciencia Madre
Escrito el 5 de Junio 2018, ampliado y publicado 5 de Junio 2019
 
 
Imagen:
El árbol sostenedor y blando puede confundirse con la muralla.
 
 

3,315 total views, 1 views today

 

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com.

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por Amor y Respeto a la Energía invertida en organizar mis reflexiones, si compartes estas palabras menciones su fuente.

Gracias.

 

Si te sientes inspirado COMPARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Andrea

Andrea

Te invito a hacer un viaje diferente.

Donde tú vas reconstruyendo tu historia.
Donde ponemos palabras que ordenan
las emociones de la vida entera.

Donde hay lugar para el dolor
que tanto tiempo has guardado.
Donde avanzar desde la infancia
Hacia el Presente
Sin anclarte en el pasado.

Donde puedes drenar las lágrimas y regar tu Tierra.
Hacerla Fértil para Sembrar tus Deseos y verlos Florecer.
Donde ir más allá de la mente pequeña.
Y acercarte a tu verdadero territorio.

Te invito a transformarte y a SER.