Sostener mis Vacíos

Ayer me caí al Pensamiento del Vacío.
Ya había ido sintiendo de a poco una leve sensación interna.
Mis entradas a estos lugares van cambiando a medida que voy acompañándome y creciendo, por eso esta vez me sorprendió.

Comenzó el domingo en la tarde, un malestar que no lograba entender.
El lunes se puso difícil ya, algo se había disparado y no sabía que pasaba.
En casa preguntaban ¿qué ocurre? y no podía responder.

Sólo venía una y otra vez esa cosa adentro que no podía organizar, una sensación dolorosa.

Ayer a la mañana se hizo insostenible; no podía ni ponerme de pie, me había atrapado una angustia tan fuerte, unas ganas de llorar como loca y no había explicación posible (parecía).
Así que me lancé a la exploración nuevamente, un poco cansada ya, de llorar y llorar con todas mis fuerzas sintiendo que el piso se caía y en cualquier momento me caía yo en el pozo negro.

Creo que jamás he llorado así tan conscientemente de que NADA me sucedíaú

Pero aún así mi cuerpo (mi mente) me decía que me rompía por dentro.

 

Al mediodía recibí un mensaje diciendo.
“Has empezado a cambiar tus alimentos. Te has restringido los hidratos de carbono, fíjate si eso no te está dejando muy VACÍA
Y ahi llegó la Claridad.

Mis fuentes de amor, mis sustitutos para el amor.
Para este amor que desde siempre pido y pido, que desde niña desesperada he necesitado. Ese centro del mundo que he querido ser, esa niña mirada y amada, y mil veces amada y elegida.

Ahi poco a poco fui comprendiendo.
Todo había comenzado la semana anterior, donde sentí la punzada de “si piensas diferente no eres amada”.

Ya había sido difícil sostenerme ahí. No sin que mi mente me de unos latigazos para castigarme y me pidiera volver a ser la “niña buena que pertenece al territorio de mamá, y por tanto piensa lo que debe pensar y no tiene ideas diferentes”. Sostener eso, ya había sido duro para mi Niña que muy herida aún intenta crecer.

Y luego dejar de tapar toda esa urgencia de amor con los Hidratos de Carbono me puso de frente, de frente con potencia, al pensamiento de que algo falta, de que algo no está.

Solo leer esas palabra -VACIA- en un mensaje fue suficiente. Mi cuerpo se rearmó.
La mente manda sin duda, un pensamiento limpio, nuevo y refrescante, puede cambiar radicalmente las sensaciones y emociones que estás sintiendo en unos instantes, sin duda una confirmación más.

 

Y luego encontrarme de frente a cómo todavía soy una Niña ansiosa de amor, y que aún siendo eso me perdono, me abrazo y me amo. Y que a nombre del amor pido que me amen de tantas maneras, que a veces no pueden ofrecerme, porque este pedido no parte de una adulta, parte de una niña de 6 años que no ha podido madurar aún.

Aprender a convivir con todos estos pensamientos, y dejar que me habiten, y luego que venga el siguiente ES VITAL.

A partir de entonces el día fue fluído, divertido, lleno de experiencias.
¿Qué había cambiado?
ABSOLUTAMENTE NADA.

El pensamiento de que “Me Siento profundamente mal y desdichada” había cambiado por el de, “ahhh me siento así porque CREO que no tengo amor, que nadie me ama”.
Ahhhh, ya veo.
Abrí la puerta de la habitación y afuera estaba la vida.
La vida que me había perdido en la mentira de que NO SOY AMADA. En la mentira de que Me caigo al VACÍO porque nadie me AMA.

 

Casi en Luna Nueva de Piscis de limpieza y sanación elevo mi Intención:
Que pueda cerrar cada vez más mis propios pensamientos de huecos.
O que aprenda a verlos cuando aparecen y simplemente respirar y seguir adelante.
Que encuentre en la vida las experiencias que me permitan abrazarme sin miedo aún cuando parezca que el piso se cae.
Y que sobre todo pueda aprender rápidamente a soltar ese pensamiento que me lleva directo al infierno y esperar el siguiente: el que me trae de nuevo a mi vida.
A esta vida preciosa que construyo día a día.
Donde Soy Amada, donde Amo y donde Me Amo.

Que así SEA.

 

Andrea Diaz Alderete
Consciencia Madre 

 

FOTO: Mi carta de ayer al despertar de mi sueño.
LA GARZA AZUL. Cartas de la Medicina.
La medicina de la garza te muestra como afrontar los retos de tu propia sensación de debilidad (pensamiento de debilidad :))  y cómo seguir desarrollando las habilidades que llevan a la fortaleza interior y a la fortaleza del propósito.

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por respeto al amor y energía invertidos en este deseo materializado, si decides compartirlo, menciones su fuente. Gracias

Compartir