Nadie Puede Empoderarte

 

Llevo años escuchando frases como:
“Ven a empoderarte”
O “las mujeres debemos empoderarnos entre nosotras”.

Justamente hace unos minutos en un hilo sobre violencia (como no) lo he vuelto a leer.

Pero ¿es verdad que alguien puede darnos el poder?
¿De qué se trata esto de tener el poder?
El poder personal
De eso estamos hablando.

De sentir que PUEDO
De sentir que adentro hay algo mío que me lleva hacia adelante.
Que es único y propio.
Que me pertenece.
Sé que puedo sostener mis convicciones
Y que aunque sean diferentes al resto
Puedo expresarlas.
Y llevar mis deseos adelante
YO PUEDO

Y…

Prácticamente no tenemos experiencia en poder sin violentar.

Desde muy pequeños hemos sido privados del poder.
Nuestro deseo es lo primero que se pierde en manos de nuestros padres que accionan desde el inconsciente patriarcal.
No puedes dormir con mamá.
No puedes tomar la teta todo lo que quieres.
No puedes moverte libremente.
No puedes comer con las manos.
No puedes enojarte.
No puedes llorar.
Y así infinitos lugares donde NO PODEMOS.

Reconocer ese lugar es primordial porque en general nos hemos doblegado o hemos luchado para tener el poder algunas veces ganando y otras perdiendo. De esos espacios salen muchos patrones con los que nos encontramos de frente al intentar crecer en consciencia.

Hemos tenido que asumir muchos lugares violentos para hacer valer nuestro deseo y sentir que tenemos el poder.
Porque el poder se ejerce desde la violencia activa imponiendo o dominando con autoridad y con fuerza, con golpe y grito; o de manera pasiva doblegando con necesidades y pedidos, manipulando, provocando en lugares casi indetectables, humillando.

Así visto desde fuera parece que el que es violento activo es más poderoso, pero el poder desde la invisibilidad es profundamente desgastante; socava al otro y lo deja sin energía o sin salidas más que el grito desesperado, y sobre todo suele ir bien acompañado y apoyado desde el entorno.

El que ejerce el poder desde la sombra es muy poderoso pero cree que no lo es, y utiliza su poder así, sintiéndose víctima del otro y entregándole mucha de sus decisiones y acciones.
Pero es enormemente fuerte.

Estos son algunos de los formatos en los que conocemos el poder.
Son formatos patriarcales porque realmente no sabemos movernos en lugares horizontales sin imponer de una u otra manera nuestro deseo sobre el del otro.
Estamos aprendiendo.

 

Y tener el poder desde un lugar esencial es reconocer nuestros dones, nuestros talentos.
Reconocer nuestros deseos guardados y llevarlos adelante.
Y en ese llevarlos adelante por fin sentir que de adentro brota la fuerza CAPAZ.
La fuerza impulsora.
Es algo de reconocimiento profundo de lo que somos.
Porque no todos tendremos poder desde los mismos lugares
Somos mezclas perfectas y únicas de energía

Cada uno irá sacando esa energía y tendrá poder sobre ella.
“Tengo el poder sobre las ideas que salen en mis escritos”
“Tengo el poder sobre lo que hago”
“Tengo el poder sobre lo que dejo de hacer y soy perfectamente consciente de porque no lo hago”
“Tengo el poder sobre mis palabras y sobre mis silencios”
“Tengo el poder de decidir si lucho o me detengo”

“Tengo el poder para decidir que hacer con mi desborde emocional, si me ahogo o surfeo sobre el”
“Tengo el poder de decidir si me hundo con una línea de pensamiento o si dejo que pase y emerja el siguiente”
Tengo el poder.

 

Es comenzar a preguntarnos:

Ahora que conozco mi deseo

¿Cómo puedo llevarlo adelante sin violentar?
¿Cómo puedo accionar a favor de este sueño sin sentir que no me dejan, que no puedo?

 

Reconociendo nuestros lugares más violentos.
Reconociendo en que jaula nos escudamos para no ser más grandes y brillantes.
Y accionando a favor de aquello que late en lo más profundo.

Y el cómo también es algo que emerge cuando comenzamos el camino…nunca hay un cómo igual a otro, justo porque somos únicos y en el sendero iremos descubriendo nuestros cómos. 

De eso tengo Certeza.

 

Empoderarse nunca viene de afuera.
Alguien puede inspirarnos con su propia toma de poder.
Pero nosotros hemos de decidir ser lo más grande que SOMOS.

 

Nosotros hemos de tomar cada día la decisión

de dónde poner nuestra energía,

si en el afuera donde transcurre la proyección

de todos los dolores de la humanidad

o en nuestro adentro que es donde nuestros talentos siguen dormidos

y nos llenan de frustración por no hacernos cargo de ellos.

 

 

Tomemos el poder
Es nuestro y está adentro.

Te/me acompaño

 

Andrea Díaz Alderete

Consciencia Madre

 

Foto: la libélula es uno de mis animales de poder.
Me ayuda a reconocer el poder de no vivir en un mundo de ilusiones sino de asentarme en realidades más concretas. Tomo el poder sobre la violencia que ejerzo sobre el otro y sobre mi misna cuando me evado en fantasías y no estoy presente en mi vida. Y con ese poder, vuelo alto.

Autor: @consciencia_madre

31 total views, 1 views today

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com. Me encanta inspirarte, sólo te pido que si deseas compartir mis palabras, por amor y respeto a la energía invertidos en este Deseo Materializado menciones su fuente. Gracias

Si te sientes inspirado COMPARTE

Andrea

Andrea

Te invito a hacer un viaje diferente.

Donde tú vas reconstruyendo tu historia.
Donde ponemos palabras que ordenan
las emociones de la vida entera.

Donde hay lugar para el dolor
que tanto tiempo has guardado.
Donde avanzar desde la infancia hacia el Presente
sin anclarte en el pasado.

Donde puedes drenar las lágrimas y regar tu tierra.
Donde sembrar tus deseos y verlos florecer.
Donde ir más allá de la mente
Y acercarte a tu verdadero territorio.

Te invito a transformarte y a SER.

Deja un comentario