Nadie Más Sabe

 

 

 

Somos los dueños de nuestras relaciones.
Sólo nosotros estamos dentro de este juego que se juega de a dos.

Sólo adentro sabemos cuántas veces nos ha dolido.
Cuántas veces nos has emocionado
Cuántas veces nos hemos roto en los brazos del que nos acompaña
Para volver a construirnos en algo nuevo.

Nadie más sabe lo que se teje en ese mundo profundo donde nos estamos gestando.
Donde nos estamos acompañando niños a adultizarnos.
Donde nos cuidamos y cuidamos cada una de las charlas.
De los momentos de intimidad profunda
Donde las compuertas del alma se abren y quedamos expuestos y vulnerables ante la mirada, el juicio y el amor del otro.

Nadie más sabe cuántas veces nos hemos quebrado y nos hemos levantado.
Cuántas veces hemos depuesto las armas.
Hemos respirado para no sacar las violencias hiperconocidas ya…
Para solo hablar, escuchar, mostrarnos, y sostenernos.

Nadie más sabe cuánto de nuestro Ser ama al otro que está al frente cuando se siente rendido ante la vida y ante sus propios dolores y pozos oscuros.
Cuántas veces elegimos dejar de decir eso antiguo, herido y falso de » todo va a estar bien, o no llores»
Para dar lugar a la voz-corazón que brota en un «ya sé que duele, abrazalo nomás que aquí te acompaño».

Nadie más sabe de esta gestación de dos semillas que crecían entrelazadas, simbióticas y encerradas
Que ahora se acompañan a brotar separadas
Sostenidas por su propio germen y por el del que está al lado.

Nadie más sabe de ese amor que acompaña al otro a ser árbol firme, a mirar desde adentro la potencia que lleva escondida y hacerla verdad.

Nadie más saben de qué se trata este amor que no cabe en un instante, ni en uno ni en mil orgasmos.
Porque se ama con las entrañas afuera.
Con el corazón desbocado.
Y eso sin duda no es muy popular.
.
Nadie más sabe cuántas vueltas más hemos de darle a la espiral sagrada de este camino.

Nadie más sabe.
Y no hace falta.
Porque en este territorio
es el Nosotros quien decide a cada momento
A mate cebado y charla
A abrazo y lágrima viva
A amor descarnado.

Nadie más sabe
Sólo nosotros.

 

Andrea Díaz Alderete
Consciencia Madre

Foto: sahumo de palo santo en corazón de piedra.
Que el humo sagrado transforme los trozos endurecidos de tu corazón.
@consciencia_madre

 1,365 total views,  2 views today

 

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com.

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por Amor y Respeto a la Energía invertida en organizar mis reflexiones, si compartes estas palabras menciones su fuente.

Gracias.

 

Si te sientes inspirado COMPARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email