Muere la Semilla y Nace la flor

 

 

Hoy elevo mi rezo al cielo para la aceptación de la Vida Tal Como Es: una constante de nacimientos y muertes.
.
Sólo hemos de prestar atención a lo que nos rodea: a la naturaleza; a nuestra propia naturaleza.

Cuando nace el día, la noche muere.
Cada segundo se extingue para que nazca el siguiente.
Muere la semilla para ser tallo y flor.

Y aunque creamos que SÓLO ES MUERTE
En realidad es TRANSMUTACIÓN.

Un Cambio profundo en los Estados de la Materia.
Sólo cambia la Forma, la Esencia Continua.

Nuestro empeño constante en continuar viendo la forma que se ha extinguido puede distraernos de la maravillosa posibilidad de percibir eso nuevo que emerge:
Sutil,
Suave,
Delicado
.
Y que se parece más a un masaje con pétalos de rosa que a un abrazo carne y hueso.
Esa nueva forma recuerda mucho más a una brisa fresca y a un tiritar que a la voz sonora de nuestros amados que ya no nos acompañan en su forma conocida.
Esa energía transmutada es más un arrullo por la noche, que un beso sonoro.
Es más calor y piel erizada que baile compartido.
.
Pero ahí está.
.
Los mensajes se reciben en el corazón con un sentido diferente al oído, es algo parecido a la intuición o a un latido que simplemente SE muestra.
.
Lo único que necesita esta forma exquisita de comunicación es de nuestra atención.
.
Como todo en la Vida nuestra Presencia nos hace testigos de LO QUE REALMENTE SUCEDE,
Y no de lo que nuestra mente humana habituada y racional nos dice.
.
Por tanto percibir la forma transmutada sólo requiere un silencio precioso por fuera de la angustia, del sufrimiento y de todas las reacciones emocionales desconectivas.
.
Permitir que aflore en nosotros este Don de escucha infinita, es un regalo precioso que está disponible para cada uno de nosotros.
.
Llorar por nuestros muertos,
Claro que sí.
Añorar su forma, su abrazo, su voz, su risa y sus bailes,
También.

Pero aferrarnos en el eterno sufrimiento nos pone inmediatamente en la pérdida.
Porque allí donde estamos anclados llorando la ausencia no ESTAMOS, nos PERDEMOS, nos DESCONECTAMOS y no podemos percibirles más que a través de nuestra propia experiencia dolorosa,
Y eso si es una enorme Pérdida.
.
.
¿Es diferente la flor de la semilla?
Llevan la misma información en su núcleo mas íntimo, sólo ha cambiado la forma.
.
Permítete disfrutar de la belleza, el aroma y los colores de esta nueva experiencia aunque ya no esté la Semilla que se ha abierto para este florecimiento.
.
.
Con infinito amor
Andrea Diaz Alderete
Consciencia Madre

@consciencia_madre

16 de Octubre 2020

 1,060 total views,  27 views today

 

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com.

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por Amor y Respeto a la Energía invertida en organizar mis reflexiones, si compartes estas palabras menciones su fuente.

Gracias.

 

Si te sientes inspirado COMPARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email