El Discurso que engaña la Necesidad de Obediencia

 

Una mamá consulta esta mañana que significa eso de “dar órdenes claras pero amablemente”.

Lo más importante es recordar que una orden es una orden.

Para que se dicte una orden una de las dos personas de una relación tiene que sentir que NECESITA que le obedezcan.

Es decir que algo que ella/el desea TIENE que cumplirse.

 

Una orden es siempre un pedido desde una necesidad y es un pedido que ha de ser satisfecho.

 

Una orden puede ser hecha a alto y con mucha violencia verbal y cara de mala/o, o bien puede ser hecha con mucha amabilidad. Pero amablemente está disfrazada y el otro no se da cuenta de la “estrategia”. Es violento muy violento.

 

Eso es una relación vertical, alguien pide algo porque necesita que se cumpla y espera obediencia.

Dragón Sometido. Autor: Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com

¿Por qué lo pide? ¿por qué necesita ser obedecido? es objeto de otra entrada, pero sobre todo porque necesita NO PERDER EL CONTROL.
Habría que preguntarse ¿qué me pasa si pierdo el control? ¿qué me sucede SI LO PIERDO? ¿Qué siento?

 

Si yo QUIERO Obediencia, es decir quiero que se haga lo que YO NECESITO esa es mi verdad, la forma en que lo diga no cambia nada. Solamente el mecanismo de violencia.

 

Puedo hacerla sentada tranquilamente con voz calmada diciendo:

“Veo que no deseas cambiarte el pañal aunque estas cagado hasta las orejas, yo necesito que lo hagas”

Eso es una orden. Es una necesidad del adulto.
No siento al niño, no lo percibo por más que diga:
“Entiendo que te enojes porque te cambio el pañal, entiendo tu frustración, pero tengo que hacerlo”.
No lo siento.

 

Otra cosa muy diferente es que el adulto sepa que es importante para ÉL que el niño no huela mal; que es importante para ÉL que el niño no se lastime el culete y que conozca o intente conocer hasta donde llegan SUS LÍMITES.

SUS LÍMITES NO LOS DEL NIÑO, que los del niño son que necesita explorar su cuerpo y como se siente su cuerpo con caca encima (por ejemplo) o cómo huele la caca que le recuerda y le activa no se qué cosa de su memoria ancestral.

Ese es el límite del niño; el del adulto completamente sobreadaptado es que YO PIENSO que ya tienes que cambiarte. Eso es absolutamente dependiente de la crianza del adulto, de su sistema de pensamiento, de sus creencias, es decir de su mente pequeña.

 

Si además el adulto consciente de que para el niño es importante no quitarse el pañal, siente verdaderamente que esto puede hacerle daño físico, entonces puede quitarlo y ahí SINTIENDO el dolor y la frustración del niño, puede abrazarlo a él, como se abrazaría a si mismo si pierde algo que considera preciado.

A veces no hacen falta ni palabras. Con que el niño exprese su enojo y frustración basta.

 

Validar esto desde afuera es discurso, es mental, es desconectivo. Y vale para casi todos los discursos que hacemos intentando seguir una línea, dogma, red de ideas, o como se llame la nueva doctrina de crianza que estemos siguiendo.
Hay que mirar para dentro, ahi está todo lo que necesitamos saber, de allí brota la sabiduría interior cuando dejamos de oír las voces que nuestra mente considera maestras.

 

Ahora bien, una relación horizontal es un lugar donde se llega a un acuerdo. Yo quiero esto, tú que quieres, ¿hay lugar para el deseo de los dos? ¿podemos cumplir una parte de ambos deseos? ¿podemos acordar?

Ya sabemos que estamos hablando de relaciones con nuestros hijos y los acuerdos nos resultan incómodos a los adultos acostumbrados a obedecer o a dar órdenes claras o a no saber exactamente qué lugar ocupamos.

De acuerdos hablamos en la próxima. Hoy sólo de discursos y de cómo nos desconectamos para hablar nomás.
Y no sentimos, que es lo único que el niño necesita.

Nota: si se fijan no he dicho que esté bien o esté mal dar una orden. Sino simplemente que si damos ordenes es más claro que el niño lo sepa y que no quede disfrazado.

 

Andrea Diaz Alderete
Consciencia Madre

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por respeto al amor y energía invertidos en este deseo materializado, si decides compartirlo, menciones su fuente. Gracias

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por respeto al amor y energía invertidos en este deseo materializado, si decides compartirlo, menciones su fuente. Gracias

Compartir