Compasión

 

Cuando un día descubrimos nuestras violencias el corazón se nos parte en dos.

Que doloroso reconocer dentro de nosotros que también somos
Manipuladoras
Exigentes
Egoístas
Orgullosas/os
Controladoras/os
Y muchos etc.

Si somos violentas/os es porque una parte de nuestro corazón se ha endurecido y no puede sentir al otro.
Eso nos sucedió desde muy pequeñas/os.

Nos hemos endurecido.

 

Así que cuando descubro mis violencias me amo, me compadezco de mi, me abrazo.

Si me critico, me juzgo y me castigo, mi bello corazón que se ha abierto un poco para mostrarme su dolor no tendrá más opciones que volverse a endurecer.

Así que si te reconoces en tus violencias y tu automático te manda a castigarte, siente compasión por esa niña que has sido, que ha tenido que aprender a violentar para sobrevivir, que ha tenido que endurecerse para no sentir.

Abraza a esa niña y dile que ahora

SI PUEDE AMAR
SI PUEDE CONFIAR
SI PUEDE SER

 

Andrea Diaz Alderete

Consciencia Madre

 

 

Imagen: Mis cartas de hoy (Baraja del buen Viajero, Carta de la Medicina de los Animales)

Caída: Todos caemos, nos equivocamos. El problema no está en caer sino en la recriminación. Ante la caída se abren dos soluciones, echar la culpa a si mismo o a los otros, lo que conlleva al estancamiento; o bien examinar sus causas de manera imparcial para aprender de ellas y convertirlas en SABER Y ALIMENTO. Ser compasivos.

Sé como el perrito de la pradera en las caídas. Observa, ve hacia adentro de tu guarida, mantén el silencio y simplemente sal de allí transformado con la enseñanza que esta situación te ha traído. 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com. Me encanta inspirarte, sólo te pido que si deseas compartir mis palabras, por amor y respeto a la energía invertidos en este Deseo Materializado menciones su fuente. Gracias

Si te inspirado COMPARTE

Andrea

Andrea

Te invito a hacer un viaje diferente.

Donde tú vas reconstruyendo tu historia.
Donde ponemos palabras que ordenan
las emociones de la vida entera.

Donde hay lugar para el dolor
que tanto tiempo has guardado.
Donde avanzar desde la infancia hacia el Presente
sin anclarte en el pasado.

Donde puedes drenar las lágrimas y regar tu tierra.
Donde sembrar tus deseos y verlos florecer.
Donde ir más allá de la mente
Y acercarte a tu verdadero territorio.

Te invito a transformarte y a SER.