Colaboradores

Consciencia Madre ha cumplido dos años en el pasado Noviembre. Dos años de pleno compartir la crianza con madres que han ido pasando por todos nuestros espacios. También de acompañar procesos personales, de ver y disfrutar de la transformación de las mujeres y hombres que se acercan a nuestro rinconcito. De ser testigo del amor incondicional y del salto sobre las propias limitaciones.

Todo esto que se ha generado como una semilla poderosa,

está germinando y necesita beber de otras fuentes,

otras mentes y otros espíritus amorosos para seguir creciendo.

A partir de 2016 Consciencia Madre contará con la colaboración de nuevas energías, fuerzas, almas. Os voy presentando a las primeras en llegar. Tú puedes ser la/el próxima/o…. 

 

lola    Lola Rodriguez

Mamá/mujer y aprendiz de Emilio, Investigadora del alma humana, Terapeuta integral, en formación permanente en la escuela de Laura Gutman (Construcción de la Biografía Humana), Doula, Estudiante de Astrología Humanista.

«Es un poco difícil hablar de quien soy, justamente porque pasa por preguntarme quien soy, me parece que el encabezado lo define bastante bien, pero si quisiera ponerlo en términos aún más generales diría que soy alguien profundamente curiosa, apasionada por conocer a otras personas y las experiencias que traen con ellas así como por generar un encuentro genuino que me permita intercambiar experiencias y esencias. Mi propósito vital atraviesa por la permanente investigación del alma humana y el uso de herramientas diversas con la finalidad de llegar a ser una compañera lo más integral posible.

¿Porque integral? Bueno porque quiero alguna vez poder entregar un acompañamiento que permita a las personas comprender y transformar el conjunto de lo que son: cuerpo, mente, emociones y alma

Emilio, mi gran compañero y maestro llegó a este mundo para ser un puente entre lo que era y lo que soy, de su mano desande todos mis “quisiera/no quisiera” y mis “debería/no debería”, todavía ando atravesando ese puente, lo hago cada día, pero así fue como incursione en el universo de todo eso que subyace a nuestros «quisiera», a la sombra y la consciencia, y me zambullí sin pensar en la realidad de lo que soy, de mi totalidad, de mis posibilidades e imposibilidades, de mis talentos y mis defectos; empecé a andar y desandar mi propio camino en una constante espiral que construye y de-construye constantemente mi identidad, proceso que acabará cuando deje de existir.

Quiero acompañar el proceso de tantas personas como me sea posible, en esto, encontré un lugar en el que me siento vital, una vocación/labor/profesión que vibra en mi interior y que pongo al servicio de otras personas. Antes del nacimiento de emilio y de mi re-nacimiento, le aposté a cambiar las instituciones colectivas, estudié derecho y trabajé algún tiempo en derechos humanos,  ahora le apuesto a el cambio individual, a la revolución de/en la consciencia de una persona, que transformándose a sí misma puede transformar todo cuanto le rodea. Desde entonces me formo en todos los aspectos que puedan darme herramientas para acompañar respetuosa y conscientemente a otros seres que como yo estén deseosos de comprender qué les sucede, para qué están aquí, como poner sus dones al servicio de todos; para acompañar a otros padres y madres -no solo de vidas humanas sino de seres (animales y plantas), proyectos, emprendimientos o ideas – que a través de sus hijos o creaciones se encuentran con partes de sí mismos que no comprenden o quisieran comprender mejor». Lola

 

 

 

 79 total views,  1 views today