Verde-Rojo Muerte (La Novena parte 2)

 

VERDE-ROJO MUERTE

(L I M P I A PLUTONIANA 2)

 

 

 

Llevo tres madrugadas escuchando el piar de unos polluelos.

 

La primera noche me sorprendió la forma en que piaban con tanta fuerza de animalito pequeño.
De llamar a la madre.
De desvalidos.
Me sorprendió en la oscuridad escuchar el grito de los que vuelan por no poder levantar el vuelo aún.

 

La segunda noche ya no me sorprendieron.
Seguían llorando justo a la misma hora.

 

La tercera noche ya casi los esperaba.
Esperaba ese grito ahogado.

 

Finalmente esta noche ya he dormido yo.

He dormido en el grito de quien ha enterrado ya el muerto que cargaba en su corazón.
Con en el grito de quien ya conoce la oscuridad de la noche por permitirse habitarla.

 

Ahora sólo queda la Novena.
Los 9 días para honrar el espacio vacío.
El espacio vacío de mi misma que durante años ha ocupado el cuerpo muerto de un otro.
Y dejar que ese espacio dispuesto.

 

Llevo dos días sintiendo la muerte de ese vacío adentro.
Llorando y humedeciendo cada trozo de esa tierra que apagada estaba en mi.

 

Luego tocará sahumar y limpiar con el aire sagrado cada palabra que enhebrada en mentira fue hilando un tejido que confundió perversión con amor.

 

Y durante 9 noches.
Dejaré que mi espacio se sacie de dolor.
Que cada mañana los polluelos vengan a gritarle a mi corazón lo doloroso que ha sido estar vacío pensando que algo adentro le habitaba y vibraba.

 

Y durante 9 noches velaré por mi trozo infantil que desamparado ha buscado refugio en la falta de amor en lugar de construirse sobre la dulzura.

 

Pero hoy.
Hoy no hay lágrimas.
Se han acabado.
Y en la espera del día que llegue el sahumo y la dulzura.

Estoy en duelo salvaje.

 

En duelo de pájaros gritando por su libertad.
Por su infantil incapacidad de alimentarse.
De nutrirse.

 

Hoy voy machete en mano.
Limpiando cada trozo de esta selva perversa que se me ha colado dentro.

 

Y luego ya podré arrodillarme a quitar las hierbas pequeñas, esas que casi no se ven pero que enredan y ahogan los tallos fértiles llenos de vida.

Pero aún no ha llegado el momento de la limpia fina.

 

Hoy voy machete en mano.
Y me salta la savia de la muerte a la cara.
Cómo sangre verde y sangre roja.

Y me salta para recordarme que si no me ocupo de mi espacio.
Me crecen selvas que se alimentan de mi propio corazón.
Y entonces ya mi sangre no fluye.
Se estanca en mis tobillos y me pesa el avanzar.

 

Que durante años ha sido la savia oscura verde-roja de un otro la que he dejado que me tome, que me deprede y me colonice.

Y en esa invasión he desplazado mi propia sangre a los pies.
Quizás sabiendo que allá abajo cerquita de mis raíces y de la Pachamama, encontraría un día la respuesta para recuperarla.

 

Así que si.
Machete en mano voy.
Con la cara sucia de verde-rojo muerte.

 

Te despojo de mi para darle lugar a mi propia sangre, a mi propia agua que ha tenido que habitar el destierro.

 

Machete en mano.
Cómo guerrera implacable.
Voy limpiando.
Hoy toca eso.

Quizás mañana llegue la limpia amorosa.
De momento hay verde-rojo muerte.
Y Grito de polluelos desesperados.

 

 

Andrea Díaz Alderete
L I M P I A PLUTONIANA (2)

La Novena

1 DE JULIO 2019

.
.

**Este escrito forma parte de La Novena

Puedes leer otras entradas a continuación: 

.
.
.
Gif: De Los Dioses de la Sincronicidad en www.astrologiapsicologiaholistica.blogspot.com

927 total views, 3 views today

 

 

©Todos los contenidos de esta publicación son propiedad intelectual de Andrea Diaz Alderete y Consciencia Madre. www.conscienciamadre.com.

Me encanta inspirarte, sólo te pido que por Amor y Respeto a la Energía invertida en organizar mis reflexiones, si compartes estas palabras menciones su fuente.

Gracias.

 

Si te sientes inspirado COMPARTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Andrea

Andrea

Te invito a hacer un viaje diferente.

Donde tú vas reconstruyendo tu historia.
Donde ponemos palabras que ordenan
las emociones de la vida entera.

Donde hay lugar para el dolor
que tanto tiempo has guardado.
Donde avanzar desde la infancia
Hacia el Presente
Sin anclarte en el pasado.

Donde puedes drenar las lágrimas y regar tu Tierra.
Hacerla Fértil para Sembrar tus Deseos y verlos Florecer.
Donde ir más allá de la mente pequeña.
Y acercarte a tu verdadero territorio.

Te invito a transformarte y a SER.