Contacta con nosotros   info@conscienciamadre.com

Consciencia Madre
Home » Biografía Humana » La culpa de que las madres nos sintamos culpables la tiene Laura Gutman

La culpa de que las madres nos sintamos culpables la tiene Laura Gutman

 

“Las madres somos poderosas, tenemos un enorme potencial para calmar los males de nuestros hijos. Esto debería ser una maravillosa oportunidad y no hacernos sentir culpables. Podemos hacernos responsables de lo que le sucede a nuestro hijo siendo muy compasivas con nosotras mismas,  aprendiendo de a poco a leer lo que a su alma le pasa que es lo que a nuestra alma le pasa”.

Muchas, muchas mujeres me dicen que leer a Laura Gutman las hace sentir CULPABLES. Es fácil sentirte así con la lectura de sus pensamientos, es alguien que nos invita a tomar las riendas de nuestra vida y no estamos acostumbrados a ello.
No es que nosotras debamos sentirnos culpables de lo que les sucede a nuestros hijos, es que podemos encontrar maneras de entenderles y acompañarles simplemente (y no es tan simple) mirando dentro de nosotras. Sin pensar en lo que hay afuera, en lo que no tengo, en lo que no me dieron, en la matrona, en el ginecólogo, en la asesora, en la psicóloga, en la maestra o en el pediatra.
Puedes hacerte responsable de lo que le sucede a tu hijo siendo muy compasiva contigo misma y aprendiendo de a poco a leer lo que a su alma le pasa que es lo que a tú alma le pasa.

La maternidad es una crisis importantísima para una mujer, aprovecha eso que se ha despertado, ese ser dormido que aunque no sea la leona madraza que anhelabas y más bien se parece a un lobo que te quiere comer, te trae algo de adentro, de muy profundo que está herido y debe sanar para poder acompañar a tu pequeño. Dale gracias al lobo por aparecer, por que vive dentro tuyo desde hace muchos, muchisimos años, míralo, pregúntale de dónde ha salido, busca ayuda, habla, no te quedes sola.
¡Atrévete a mirarte!

Adán y Eva en el Paraíso. Pic to Pic

Adán y Eva en el Paraíso. Pic to Pic

La culpa nos deja poco operativas, nos encierra y nos somete a la emoción más cercana a la que vive en nuestra niña interior: enojo, rabia, tristeza. 

Podemos dejarnos llevar por la emoción cuando la culpa aparezca, pero que no se instale en nosotras. 

Unos minutos, una hora, una noche y a volver:

A ver, 

a pensar qué ha pasado, 

por qué ha pasado, 

qué está sucediendo que no he podido hacer nada, 

qué puedo hacer para que no vuelva a suceder, 

qué tiene que ver con mi historia

 

No dejes que la culpa se transforme en el eje de tu vida.

 

 

Andrea Díaz Alderete

Consciencia Madre

 

 

 

 

 

One Response so far.

  1. […] (o nos dicen) que es lo mejor para ellos. Saldrán los debería, los tendría, la frustración y la dichosa culpa.  Muchas veces lo lograremos, dependerá de nuestra coraza el cuánto podemos lograr ciertos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *